Translate

martes, 22 de abril de 2008

La Santa Alianza y los Guiones Rojos

En vísperas de las elecciones generales en Paraguay, la población se muestra expectante ante lo que pueda suceder al concluir las mismas. Por un lado se presenta la “Alianza Patriótica para el Cambio” que está conformada por diversos sectores políticos y sociales, desde un partido conservador y tradicional como el PLRA (Partido Liberal Radical Auténtico) hasta movimientos de la izquierda marxista. Se unen con un objetivo en común, (bajo el liderazgo del Obispo Fernando Lugo) terminar con 61 años de hegemonía colorada, que durante su periodo de mandato lleva a cuestas 32 años de dictadura de la mano del General Alfredo Stroessner (+).

En la vereda de enfrente, se encuentran los colorados, cuya innovación sería la de postular a una mujer para la presidencia de la República por primera vez en la historia del país. Después de eso nada nuevo, movilizando a todo el aparato estatal para mantener la fidelidad del electorado ante una candidata que a escasos 2 días de las elecciones no encuentra la manera de capitalizar votos. Utilizando todo lo que tienen a su disposición desde las famosas planillas de asistencia a funcionarios públicos hasta el canto de la polca de lo pynandi (pies descalzos) o guiones rojos de la revolución de 1947, cuyo símbolo es el de la división de los paraguayos. Todo es válido para mantener fiel al electorado colorado.

Las propuestas de los dos candidatos antes mencionados no difieren mucho en el contenido, casa para todos, salud gratuita, educación gratuita, etc. La diferencia se encuentra en que Lugo representa la alternancia para una sociedad hastiada de malas administraciones y corrupción galopante.

En estos días estuve conversando con observadores de la OEA y me comentaron que el fenómeno que ocurre en Paraguay no es diferente al de Bolivia y Venezuela, (cuyos referentes no salieron de partidos tradicionales), como que los partidos tradicionales entran en una crisis sin fin al no dar respuestas a los pedidos de la población, los liderazgos están muy debilitados debido a los negociados y pactos oscuros realizados entre los “opositores” y los oficialistas. Pero eso sí, todos los candidatos de alguna manera no procedente de bases partidarias.

Aún así, la disputa va a estar reñida pues los partidos que inicialmente apoyaban una Concertación, hoy Alianza Patriótica, el UNACE y el PQ, presentan candidaturas para la máxima magistratura, por el primero se presenta el general retirado Lino César Oviedo, que podría a último momento, liberar sus votos a favor de la candidata colorada y Pedro Fadul, que a pesar de sus escasas posibilidades de ganar, se mantiene en esa postura al sentirse traicionado por los referentes de la Alianza.

Así están las cosas en el Paraguay, a días de las elecciones, con alocuciones y llamados de guerra, cantos de presunta violencia, pero cautela por parte de una sociedad desesperanzada. Todo esto producto de una posición mediocre y una cúpula desinteresada. Lugo es el producto de la falta de interés por las instituciones democráticas, el respeto del estado de derecho y la búsqueda de un Mesías que traiga la tan ansiada alternancia. A estar atentos.

No hay comentarios: